Pasando por encima y más allá

“Y dijo: Oh Jehová, Dios de mi señor Abraham, dame, te ruego, el tener hoy buen encuentro, y haz misericordia con mi señor Abraham. He aquí yo estoy junto a la fuente de agua, y las hijas de los varones de esta ciudad salen por agua. Sea, pues, que la doncella a quien yo dijere: Baja tu cántaro, te ruego, para que yo beba, y ella respondiere: Bebe, y también daré de beber a tus camellos; que sea ésta la que tú has destinado para tu siervo Isaac; y en esto conoceré que habrás hecho misericordia con mi señor. Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro sobre su hombro” (Génesis 24:12-15, RV60)

Estos versículos de la Escritura tratan de la historia de Abraham enviando a su siervo a buscar una esposa para Isaac. El siervo pidió a Dios para hacerlo en la voluntad de Dios; planeó pedirle a una señora un trago en el pozo. Si ella respondía diciendo que ella le daría un trago y también a sus camellos, él pidió que fuera la única que Dios había designado. Cuando el sirviente le pidió a Rebeca un trago, ella no solo proveyó agua para el sirviente, sino que, como él había orado, hizo un esfuerzo adicional para dar agua a los camellos.

Dar agua a los camellos fue una gran tarea, ya que normalmente se necesitan 20 galones de agua para llenar un camello. En el caso de Rebeca, ella simplemente dijo que haría lo que se le pidió, pero luego ella iba a hacer algo más. Su generosidad le permitió cumplir el destino de Dios para su vida. Rebeca podría haber dicho muy fácilmente: “No tengo agua para los camellos”, y habría perdido el destino de Dios para su vida.

¿Dónde estaríamos si Noé hubiese dicho: “Yo no hago barcos”, o si Moisés hubiera dicho: “Yo no separo ríos”, o si David hubiera dicho: “Yo no acabo con gigantes” o si Pablo hubiera dicho: “Yo no escribo cartas”? Dios nos llama a ser un siervo e ir más allá de lo que se espera de lo natural para cumplir Su voluntad en nuestras vidas. Creo que Dios nos desafiará a todos a hacer lo mejor que podamos y, mientras servimos, realizar cada tarea como para el Señor, porque solo Dios conoce las tareas específicas que abrirán la puerta a nuestro destino en Él.

-John Ogden Sr.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s