La Carrera de la Fe

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios”. (Hebreos 12:1,2, RV60).

Este pasaje de la Palabra sirve como recordatorio y como brújula para la carrera de la fe que se encuentra ante cada uno de nosotros. En él hay cuatro elementos clave. El primer elemento es la gente de fe que ha corrido esa carrera y que forman una nube de testigos. Este es un recordatorio de que los hombres y mujeres de fe han vencido cada obstáculo, cada prueba y cada desafío para echar mano de las provisiones de Dios.

El segundo elemento son las cosas en esta vida que nos tumbarían o nos harían tropezar. Aquí nos alienta a dejar a un lado cada peso y pecado que fácilmente nos impediría correr la carrera. Así como un corredor se prepararía para una gran carrera, se aseguraría de que no lleva ningún exceso de peso o equipaje. Debemos dejar a un lado las cosas de este mundo que obstaculizarían nuestra carrera de fe.

Además, se nos anima a correr la carrera con paciencia. Cuando pienso en la paciencia, pienso en alguien que cultiva el suelo y las plantas. Aquel que trabaja un jardín debe ser alguien con paciencia. Cuando las semillas se plantan, germinarán según las condiciones del suelo, la temperatura y los ingredientes. Podemos ponernos ansiosos, pero no hará que el jardín crezca más rápido. La cosecha vendrá basada en las leyes naturales de Dios y debe ser trabajada con paciencia. Lo mismo ocurre con nuestra vida espiritual, nuestra responsabilidad es ser como las semillas plantadas y permitir que Dios a través de la paciencia produzca Su cosecha divina en nosotros.

El cuarto elemento es mirar a Jesús. Él se describe en estas Escrituras como el Autor y el Consumador de nuestra fe. Él no solo escribió las palabras en el libro sobre la fe, sino que recorrió las páginas del libro. Se convirtió en el Autor y el Carácter de nuestra fe. Todos pasamos por tiempos difíciles. Estas Escrituras sirven como un recordatorio para poner nuestra confianza y hacer en Jesucristo. Muchos que han pasado antes que nosotros han completado la carrera. Es necesario correr la carrera con paciencia, siempre manteniendo nuestros ojos enfocados en nuestro Salvador. Todos nos encontramos en algún lugar a lo largo de la carrera de la vida desde el principio hasta el final. Que se nos recuerde que, al igual que con la vida misma, la carrera pertenece a Jesucristo y nuestra responsabilidad es permitir que Él sea el poste indicador a lo largo de esta carrera.

-John Ogden Sr.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s