Somos Vencedores

“Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Juan 5:3-5, RV60)

La Palabra de Dios declara que si somos nacidos de Dios entonces somos vencedores en este mundo. Cuando consideramos todas las cosas que enfrentamos y atravesamos, y aun así que Dios declare que somos vencedores, da una gran esperanza. Pero entonces, no somos vencedores a través de nuestra carne; más bien, somos vencedores debido al Espíritu de Dios que mora en nosotros. No es por fuerza, ni por poder, sino por el Espíritu de Dios. El versículo 3 nos dice que es el amor de Dios que guardemos Sus mandamientos y que no sean una carga para nosotros. Esto significa que incluso cuando hay momentos difíciles en nuestras vidas, debemos darnos cuenta de que no somos nosotros, sino el Espíritu de Dios en nosotros lo que nos hace ser vencedores. Satanás aprovechará cada situación para vencernos. Él usará gente bien intencionada para enviar dardos y desviarnos. A menudo usa las cosas más cercanas a nosotros, pero aun así, en todas estas cosas, somos más que vencedores.

Podemos vivir en un plan donde nos damos cuenta de que no es nuestro poder, sino el Espíritu de Dios dentro de nosotros superando situaciones. Su Palabra declara que todas las cosas funcionan juntas para bien de aquellos que son llamados de acuerdo a Su propósito. Sabiendo que todos somos llamados, debemos darnos cuenta en nuestra debilidad que la fortaleza de Dios se perfecciona.

A veces no siento que sea un vencedor. En esos momentos, el Espíritu de Dios nos recuerda quiénes somos y quiénes podemos ser en él. Sí, seremos probados, testeados, moldeados y convertidos en el hombre o la mujer que Dios nos ha llamado a ser, pero incluso en todas estas circunstancias somos más que vencedores. Necesitamos recordar que somos vencedores por la sangre del Cordero y la palabra de nuestro testimonio.

¿Te sientes menos que un vencedor? Si es así, toma la promesa de Dios y muévete por fe, porque la Palabra de Dios dice que los que han nacido de Dios son vencedores. No se basa en cómo nos vemos o en cómo nos sentimos, sino que está basado en nuestro agarre de la fe de Dios. ¡Que Dios te dé una idea y dirección en tu vida!

-John Ogden Sr.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s